Durante los últimos ocho meses, he experimentado cómo es vivir en un país extranjero mientras se prepara para una elección presidencial. Ecuador, como muchos de sus vecinos latinoamericanos, tiene una historia de política corrupta y autoritaria.

Pero también comparten una historia de fuerte revolución y protesta por lo que creen.

La votación es obligatoria para los ciudadanos alfabetizados de 18 a 59 años, y opcional para los jóvenes de 16 a 17 años. En un país con solo 5% de la población de los Estados Unidos, cada voz importa mucho más. Por lo tanto, el voto es obligatorio y los que no votan tienen que pagar una multa. También es obligatorio que durante el fin de semana de una elección, comenzando el viernes al mediodía, el país esté seco. Lo que significa que en ningún lugar se permite servir alcohol, vender alcohol, y nadie está autorizado a beber. Esta ley se aplica para los extranjeros también. Es una manera de asegurar que los resultados de las elecciones muestren una opinión honesta y sobria de la gente. Sin embargo, no siempre funciona tan bien ... ni tan éticamente.

El viernes, tomé un bus hacia Cuenca, una ciudad a unas 8 horas de la capital, Quito. No hay mucho que hacer en un bus de 8 horas, excepto mirar por la ventana en los paisajes cambiantes y conocer mejor el campo y las praderas. Una cosa que me llamó la atención en el viaje fue cómo la propaganda política fue transformándose dependiendo de si estábamos pasando por zonas rurales o urbanas. Las zonas urbanas, como Quito, tendían a estar repletas de pancartas y carteles con la cara de Lasso. Las zonas rurales y los pueblos, se inclinaron más hacia Moreno.

Es sorprendente para mí, ya que Lasso, un banquero derechista, prometió reducir los impuestos para las grandes empresas y generar un millón de empleos a través de la inversión extranjera. Moreno es un populista de izquierda y vicepresidente de Rafael Correa, el presidente que concluye su mandato este año. Esto fue un choque cultural para mí ya que típicamente en los Estados Unidos, en las ciudades más educadas y jóvenes es donde se encuentran los liberales, mientras que las zonas rurales son el hogar de los conservadores. Pero aquí en Ecuador, y gran parte de América Latina, ha llegado a ser lo contrario. Los jóvenes están apoyando a la derecha, y la población rural está apoyando a la izquierda.

¿Por qué será eso cuando tantos de los partidarios de Lasso que conocí son afines a las ideologías liberales?

Una compañera estudiante, terminando su carrera de derecho, me dice que para la elección ella tuvo que poner sus intereses personales de lado por el bien del cambio. Los gobiernos latinoamericanos han sido típicamente socialistas, con la excepción de los regímenes militares (que los Estados Unidos apoyaron política y financieramente debido al miedo al comunismo). A pesar de creer en las ideologías de la igualdad y un futuro mejor para todos, estos gobiernos socialistas no han tenido mucho éxito. Muchos han aprovechado su poder y han herido más de lo que han ayudado.

“Para mi, ahora no se trata de apoyar a Lasso como si llegara a ser el salvador del Ecuador, sino el cambio necesario en la política para poder mover al país a otra etapa... como mujer, me cuesta muchísimo aceptar que estoy apoyando a un candidato tan conservador en temas tan relevantes como la despenalización del aborto. Pero creo que todos los atropellos a los derechos humanos, la criminalización de la protesta, la falta de libertad de expresión, la falta de libertad económica, los escándalos de corrupción, el nepotismo y demás van mucho más allá de lo conservador que puede llegar a ser Lasso.”

Los gringos hemos recibido correos electrónicos de la Embajada de los EEUU sobre la posibilidad de violencia y protesta durante este tiempo de elecciones. Hemos visto a nuestras familias anfitrionas y amigos ecuatorianos publicar eventos planeando protestar y bloquear las calles en Quito. Y hoy, mientras caminaba hacia una de mis clases, noté una gran conmoción sucediendo en medio de la calle. Había cincuenta estudiantes o más y otros partidarios protestando con carteles que decían cosas como "respete mi voto" y "te luchamos o te perdimos" y banderas de "Lasso". Insegura, hablé con un manifestante sobre por qué estaban allí. Me informaron que el domingo (2 de abril) los ecuatorianos emitieron sus votos desde todo el país para quienes creían que debían ser su próximo presidente. Los votos fueron contados a las 6 pm. Lasso fue el ganador pronosticado, según las encuestas existentes, pero luego hubo un período de treinta minutos en el que no se recibió información sobre los resultados. Entonces, cuando la información volvió, Moreno había ganado. Se dice ahora que Moreno ha ganado sólo por cuatro por ciento. Moreno como presidente significa una continuidad de la política de Correa: partidos polarizados, censura, altos impuestos a la importación y presunta corrupción.

Debido a los sospechosos hallazgos en algunos de los lugares de votación, y el empuje de Lasso y sus partidarios, el país está exigiendo que todas las papeletas sean controladas por fraude y que todas sean recontadas.

Me siento inspirada e intrigada por la determinación y la protesta de los jóvenes de todo el Ecuador por los resultados de esta elección. Aunque muchos de ellos no creen sinceramente en la plataforma del candidato conservador Lasso, están decididos a liberar a su país de políticos corruptos y traer libertad a su pueblo. Incluso si esto significa elegir el menor de los males.